DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraMicrorrelatos Un pico para la historia, o la historia de un pico

Un pico para la historia, o la historia de un pico

Autor: Antonio Cabanes Navarro

Cronista de la Comparsa de Moros Nuevos

 

–  ¿Y… por qué un pico?

– Porque heredamos el arma de zapadores, que eran los que excavaban túneles en el suelo, para que los cimientos de los muros cedieran y el ejército pudiera entrar en la ciudad o castillo…

– ¿Y no era mejor un arcabuz?

– Excavar con un arcabuz… No sé, no lo veo práctico… ¿No?

– ¡No, papa! Que tonto eres…

Quizá sea la pregunta más repetida que nos formulan a los Moros. El porqué de un arma que es, en apariencia, tan poco práctica para una guerra, y a la que tanto cariño tenemos.

Fueron las manos de Ernesto Navarro las que, con cariño, mimo y dedicación, tornearon cada pliegue del queso y el fuste del pico que inician nuestra escalera. Una metáfora de lo que somos, nuestro origen, la noble y humilde madera, que ascendiendo con empeño y constancia, estalla en un chorro de luz multicolor, que es nuestro traje, y nos regala esa magnífica vidriera que corona la Jaima.
Toda base, todo inicio, por duro y humilde que sea, con el suficiente amor y cuidado, fructifica en una historia de orgullo, satisfacción y retos por cumplir, que ilusiona y atrapa con la magia que solo lo que nos ata con el tiempo pasado y nos regala el futuro, puede crear.

Veinte años después, sigue despertando el interés de quienes entran a La Jaima, nuestra casa. No hay quien pase, por primera, o por enésima vez, y no acaricie suavemente la borla del queso, o intente coger el pico que descansa, como fatigado por mil Entradas, contra ese balaustre torneado, que ha llegado a ser emblema de nuestra Comparsa.

Y ahí seguirá, esperando a tantas manos como quieran acariciar ese queso y ese pico, que son, fueron y serán la Comparsa de Moros Nuevos.

 

Antonio Cabanes Navarro

moros.nuevos@juntacentral.com

Cronista Comparsa Moros Nuevos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies