DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...

Lo que es, es.

Autor: Mª Jesús García Beneyto Cronista de la Comparsa de Marinos Corsarios

Día 5.  Son las  15:45 h. Voy por la  calle Baja  con mi hija, sorteando gente a diestro y siniestro. Después de unos cuantos  empujones , y algún que otro pisotón, llegamos  al nº 23 de la calle  Nueva,  convertida en “La Losilla” sólo para  el momento mágico que está a punto de sobrevenir; ya no podemos avanzar  más, formamos parte de una masa de gente festera, no festera, visitantes, curiosos, periodistas, todos anhelantes y expectantes. Un escalofrío me recorre la espalda , cojo su mano, ella aprieta fuerte. Un señor nos reparte unas octavillas escritas con su antigua Olivetti; en ellas  ha plasmado  un tesoro y nos dice con voz ronca : “por favor, cantad estas estrofas, no cantéis lo que no es”. Nos miramos, leemos y una lágrima recorre nuestra mejilla, todavía  estamos unidas por ese fuerte apretón de manos. La torre de Santiago  marca la señal horaria tan esperada: son  las  4 de la tarde, pom-pom contesta el bombo de nuestra Laureada Banda Municipal, suenan los acordes de “La Entrada”  de  nuestro  paisano y maestro D. Quintín Esquembre.  Al  unísono, vuelan  emociones a flor de piel y nosotras, siguiendo el consejo de este villenero de pro, y todavía cogidas de la mano, cantamos las  estrofas que ha plasmado en las octavillas.

“Villena…
Puedes ostentar orgullo
Por tener en suelo tuyo
La mujer más noble y buena.
La mujer que por su encanto
Ni una estrella fulge tanto.
Y aunque anidas bajo el cielo
Los vergeles más gentiles,
Yo me afano con desvelo
Por brindarte flores miles
A tu hermoso y santo suelo.”

María Jesús García Beneyto

mariajesusgarciabeneyto@gmail.com

Cronista Comparsa Marinos Corsarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies