DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...

Hacer comparsa

Autora: María Gómez Rojas –  Cronista Comparsa de Moros Realistas

Tras una cervecica en la sede social, los primeros síntomas del cansancio y del calor se empiezan a notar más en los cansados cuerpos de muchos directivos de la comparsa. La mañana del día 7 había finalizado satisfactoriamente tras una ofrenda muy participativa, a pesar del conocido bochorno y las altas temperaturas, pero lo que para algunos había acabado hasta las seis y media de la tarde para emprender rumbo al castillo, para otros, (los que pringan siempre y para ello están, los directivos), cambiaban su rumbo hacia la carnicería de Antonio Ibáñez, donde les tocaba hacer una ardua y laboriosa tarea de la cual dependía el destino de nuestra popular merienda del castillo: Hacer bocadillos.
Como podemos imaginar, a ninguno le apetecía ponerse después de días de resaca, pero que iban a hacer, ¿dejar a toda la comparsa sin bocadillos? Ni hablar. Además, somos una comparsa pequeña, y aunque gozamos de buena salud, si nos ahorramos el dinero de la mano de obra, nos viene como anillo al dedo. Ninguno de ellos se podía imaginar que aquello que hacían como un “sacrificio”, se acabaría convirtiendo en una tarde llena de risas y de anécdotas que recordar, en el que después de pasárselo realmente bien, consiguieron hacer la friolera de 400 bocadillos, que unas horas más tarde fueron degustados por todos los que asistieron al castillo.

Quizás mucha gente no valora el esfuerzo y trabajo que todo esto supone, pero lo que muchos sabemos es que estos momentos son los que de verdad, sirven para lo que coloquialmente llamamos “hacer comparsa” tanto entre directivos, colaboradores o socios en general. Yo me se de unos, que se han ofrecido voluntarios a hacer bocadillos este día 7 de septiembre… ¿adivináis quienes pueden ser?

María Gómez Rojas

mgomezrojas756@gmail.com

Cronista Comparsa Moros Realistas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies