DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraActualidad Entrevista a Luis Sirera, presidente de la JCF, tras la celebración de las Fiestas 2017

Entrevista a Luis Sirera, presidente de la JCF, tras la celebración de las Fiestas 2017

Tras la celebración de las fiestas de Moros y Cristianos 2017 en honor a Ntra. Sra. de las Virtudes,  del 4 al 9 de septiembre, varios medios de comunicación locales han deseado conocer de primera mano las impresiones de Luis Sirera, presidente de la Junta Central de Fiestas (JCF) El Periódico de Villena y Radio Villena Ser han sido testigos directos de las opiniones que ha trasmitido Sirera tras estos intensos días de trabajo. Les ofrecemos a continuación ambas entrevistas.

Entrevista Radio Villena Ser

Entrevista El Periódico de Villena

En primer lugar, queremos saber qué impresión tienes sobre cómo han transcurrido las pasadas fiestas
Bueno, creo que han sido bastante satisfactorias. Estoy contento con el trabajo realizado, con todos mis delegados que han sabido estar a la altura y porque todo se ha desarrollado con normalidad. Todas las preocupaciones que teníamos se han resuelto y hemos tomado nota de los pequeños errores para corregirlos.

Hemos hablado con Policía Local, Cruz Roja y responsables del Ayuntamiento de Villena y nos han comentado que no se ha dado ningún incidente significativo durante los festejos
No, no ha ocurrido nada significativo, ni con pólvora ni accidentes, solo alguna caída o mareos. Quizá el único incidente importante, del que nos informó Cruz Roja, fue de un joven que antes de un desfile se fracturó la mano y renunció a ser atendido, porque quería salir desfilando. Hay que agradecer a Cruz Roja el esfuerzo realizado este año, porque doblaron los puestos, con dos médicos, uno en la avenida de la Constitución y otro al final del recorrido de los desfiles, independientemente del puesto fijo que tenemos en Junta Central.

Respecto al uso de la pólvora, ¿cuál ha sido el sentir de los arcabuceros? ¿Les pareció escasa o justa? 
Había una consigna clara, que no podíamos fallar en ningún acto; es decir que en todos los actos de arcabucería estuvieran representadas todas las comparsas con una cantidad de pólvora significativa para que se desarrollaran con normalidad. Tras ver cómo ha ocurrido todo, me gustaría agradecer a las comparsas que hayan cumplido con su palabra y todo haya salido correcto.

De cara al futuro tenemos que trabajar ya con la nueva normativa, sentarnos a hablar ya con el equipo de gobierno Quisimos anticiparnos a la nueva reglamentación y ya en 2016 facilitamos un listado de arcabuceros para que nos certificaran sus 2 años de antigüedad e incidimos en que había que realizar un curso de formación, que es obligación del ayuntamiento autorizarlo y gestionarlo. Pero seguimos sin respuesta y estamos esperando. Pero queremos coger el toro por los cuernos para poder acogernos a la nueva normativa en el recibimiento de la Mahoma (en mayo de 2018) y aunque el reparto de pólvora es más sencillo, podamos hacerlo a modo de prueba de cara a los repartos grandes que son en fiestas. Sería un ensayo para que nosotros, a nivel administrativo nos organicemos correctamente, y por eso queremos que el consistorio se ponga las pilas y nos apoye al máximo en esta cuestión.

Me ha dado la impresión de que la tribuna de la Junta Central de Fiestas estaba completamente llena este año, algo poco habitual…
Había una tribuna de 200 personas y es muy difícil llenarla, por ejemplo, en La Cabalgata debido a su horario y más si no cae en fin de semana y había un vacío importante. Por eso una de las primeras medidas que adoptamos fue que al menos en La Entrada estuviera llena, con gente del mundo festero. Así que nos hemos movido mucho a lo largo del año, para lograrlo. Así a nivel institucional vino mucha gente vinculada a la universidad, el maestro Antonio Ferriz, la presidenta y varios directivos de la UNDEF, además de presidentes de entidades festeras de Onil, Petrer, Elda, Sax, Aielo de Malferit, Agullent, Bocairent, Muchamiel, etc. Porque también nosotros hemos ido a sus fiestas, pues creemos que Villena tenía que estar presente al seguir siendo un referente para muchas poblaciones y era el momento oportuno de que otros pueblos vinieran a Villena.

Esto contrasta con la tribuna de autoridades, en la que no había tanta afluencia de invitados, ¿no? 
La verdad es que en los últimos años la tribuna del Ayuntamiento no sé por qué, pero la imagen que transmite es de estar algo vacía. Bien es cierto que hay mucha fluctuación, porque quieren reservar alguna plaza. Pero tiene que haber un “overbooking”, hay que “vender” más entradas de las que verdaderamente tiene la tribuna tenga un aspecto medianamente decente, porque si no, las madrinas, por ejemplo, entran y salen a desfilar, hay políticos que vienen un rato y se van… Sin embargo el mundo de la fiesta es más constante, la gente aguanta sentada hasta que termina el desfile. El ayuntamiento podría invitar a más gente para que siempre haya una rotación y la tribuna tenga mejor aspecto.

Respecto a los desfiles, tú que los has visto bien, ¿sigues pensando que con el comportamiento de algunos festeros al desfilar las fiestas de Villena están preparadas para ser de Interés Turístico Internacional? 
Si te refieres a la comparsa de Piratas, su forma de desfilar es algo que queda pintoresco y parece que la gente de la localidad lo tenemos asumido. En otras comparsas hay algún bloque más juvenil que también les gusta “armar folloncico”, pero yo lo he visto bastante controlado. Son bloques puntuales, que quizás tampoco debemos permitirlo con tanta flexibilidad, pero tampoco debemos cortarlo, porque a veces quitamos la ilusión de muchos jóvenes.

Desde la famosa pancarta promocionando las fiestas durante la Vuelta Ciclista a España, el protocolo del día 5 hasta la relación diaria con el equipo de gobierno, ¿considera que las fiestas a nivel institucional han sido buenas? 
No podemos seguir trabajando de manera aislada e independiente el equipo de gobierno y la directiva de la Junta Central, sino que definir claramente la política promocional de nuestras fiestas. No puede ser que llegue a la tribuna y me encuentre a unos periodistas armenios que no sé quién los ha invitado o qué hacen allí o que se haya contratado publicidad en prensa a nivel provincial sin que la Junta Central sepa nada. También personajes famosos que han venido de la mano de la pregonera, Irene López, pero nosotros no hemos podido ni siquiera sentarnos con ellos.

¿Crees entonces que las concejalías de Turismo y Fiestas pasan de la Junta Central? 
No es eso, pero falta comunicación. Por ejemplo, vengo reivindicando un convenio para el Museo Festero de cara a su limpieza, de lo que nos encargamos nosotros, al igual que cedemos nuestro espacio para la ruta modernista, pero han pasado 8 meses y seguimos sin firmarlo y eso que hablamos de 300 euros para pagar una limpieza a fondo del museo.
Por el contrario la concejala de Protección Civil, Paula García, que se ha encargado de la iluminación de las fiestas, ha sido más receptiva al plantearle que había zonas con poca luz. Ella parece que muestra más interés. Y eso es lo que queremos, que el ayuntamiento se preocupe un poco más y busquemos puntos comunes que beneficien a los Moros y Cristianos.

¿Quiere usted decir que Paula García se preocupa más por las fiestas que Mercedes Menor y Conchi Beltrán?
Quizá muestre más interés por el mundo de la fiesta, esa es la sensación que me transmite. Porque hay temas delicados y al final el máximo responsable es la Junta Central de Fiestas, así que cuando algo sale mal parece que el ayuntamiento está en un segundo plano y las bofetadas nos vienen directamente a nosotros. Por eso tienen que ponerse las pilas, no solo en el tema económico, sino en pequeñas cosas que se van quedando ahí.

En cuanto a la pancarta, a mí se me convoca a una reunión y se me dice que el tema está hecho, que van a filmar Villena y me pregunta la concejala de Fiestas qué va a hacer la Junta para promocionar los festejos. Pero la cuestión debió ser qué vamos a hacer Ayuntamiento y JCF, porque nuestros recursos económicos son muy escasos. Lo mismo nos pasó en FITUR. Son un cúmulo de circunstancias que nos van molestando.

¿Y cómo se pueden realizar unas fiestas si el ayuntamiento no colabora como debería según la Junta Central?
Por suerte, el ayuntamiento pinta poco, en cuanto a la gestión administrativa, porque la Junta Central prácticamente se encarga de todo, aunque bien es cierto que comunicamos al consistorio las peticiones de comparsas y luego éste actúa. Pero el papel del consistorio es mínimo, quitados la decoración de las calles, los fuegos artificiales y presentación de las Regidoras.

¿Esta mala relación puede ser debida a que hay personas en ambos organismos que no se pueden ni ver?
Yo cuando formé mi equipo de gobierno no le pregunté a nadie si tenía carné de un partido político y te puedo garantizar que hay personas de todas las ideologías, porque pasa a un segundo plano. Por tanto si alguien me quiere acusar de tener diferencias por cuestión política me sabría bastante mal. Creo que es cuestión de falta de diálogo y voluntad.

En materia económica ya me he reunido con el alcalde y le he transmitido que solo queremos que se hagan cargo de los gastos de Fiestas, no queremos dinero para comidas y cenas. El ayuntamiento sabe cómo se utiliza el dinero en la Junta Central. En su día la edil Cate Hernández dijo que “este año se había subido la subvención 6.000 euros a la Junta Central”, pero yo puedo dar el titular inverso: “el ayuntamiento nos ha bajado 2.000 euros la subvención respecto a 2016”. Nos daban 32.000 y ahora ha bajado a 30.000, pero si del total 11.200 se reparten entre las 14 comparsas, ya bajamos a 19.000, pero además hemos tenido una revisión del IBI de la Casa del Festero que nos ha supuesto un pago de 10.000 euros y el IBI que soportamos ahora es de 5.000 euros. Así que el “castigo” que hemos tenido por mantener un edificio singular de Villena es pagar 15.000 euros en un año, el titular que podríamos dar es que “La Junta Central paga al Ayuntamiento por hacerle las Fiestas”.

Francisco Ribera Sevilla

cronistasvillena@gmail.com

Cronista de la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos de Villena

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies