DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraActualidad Microrrelato: Contrastes que emocionan

Microrrelato: Contrastes que emocionan

Autor: Adrián Hernández Forte –  Cronista Comparsa de Moros Beréberes

El día empieza con toques de tristeza y melancolía. Al terminar la diana, ya todos en la plaza, los arcabuceros empiezan a calentar los pistones, con ese petardeo tan característico, a la vez que los alféreces mecen sus banderas tranquilamente. Los nervios van aflorando, mientras cientos o miles de cuellos se estiran todo lo que se puede y más, pues nadie quiere perderse ni un instante de lo que está por llegar.

Su figura asoma en la plaza, y con ella da comienzo un atronador estruendo. Sus pasos, aunque cortos, son rápidos, mientras, entre volteos de bandera, atraviesa esa nube grisácea que envuelve a la plaza entera. Llega a la barrera y de repente, se gira y mira a su pueblo, ese que con tanta devoción la recogió hace tan sólo 14 días, y que durante todo este tiempo la ha cuidado y mimado. Su mirada se encuentra con otras tantas, todas ellas tristes, alguna incluso con lágrimas deslizándose por la mejilla. Durante los escasos segundos que dura ese cruce de miradas, ella escucha a cada uno de los que están en la plaza: unos le piden salud, otros que vuelva pronto y otros que no se vaya. Sin embargo, el momento ha llegado, ella se vuelve a su casa mientras que el pueblo entero llora su despedida y anhela su vuelta.

En cuestión de minutos, como por arte de magia, la tristeza del momento da paso a una alegría desbocada que inunda las calles de Villena, las comparsas y a las gentes, y eso que las fiestas están llegando a su fin. El siguiente acto es el almuerzo, que se desarrolla entre risas y charraicas donde se recuerdan todos los momentos pasados en las Fiestas. Ya por la tarde, en el desfile, pese a ser el último, todos los poros de la piel emanan felicidad y alegría. Ya nadie se acuerda de la tristeza que esta mañana nos sumía a todos. Y es que esos contrastes son una de las cosas que hacen únicas las Fiestas de Villena, en ocasiones se pasa del todo a la nada y de la nada al todo en cuestión de segundos.

Adrián Hernández Forte

adrianhernandezforte@gmail.com

Cronista Comparsa Moros Bereberes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies