DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraMicrorrelatos Microrrelato: ¡Ganas de Fiestas!

Microrrelato: ¡Ganas de Fiestas!

Autor: Francisco Hernández Marín – Cronista de la Sociedad Musical Ruperto Chapí

Se acercaban las fiestas. Se notaba en el ambiente, en la calle, las caras de la gente, los arcos puestos, el trajín de tantos quehaceres…
Él también se sentía motivado, con ganas de fiestas, y lo manifestaba en su pasión por la música. Se fue al ensayo de la banda. En la sede de la Sociedad se encontró con algunos corrillos de compañer@s. Los saludó y entró a la sala de ensayos. Como siempre desenfundó el instrumento, lo montó, le pasó el paño para limpiarlo y se puso a afinarlo.
Como quedaba unos minutos para empezar el ensayo, se animó a tocar algunos compases de sus piezas preferidas. Las puertas de la sala estaban abiertas y ya estaban algunos compañeros y compañeras preparándose. Empezó con un pasodoble; tocó uno conocido. Algunos de los presentes le miraron y se sonrieron.
Se animó y continuó con una marcha cristiana; este tipo de piezas de las fiestas de Moros y Cristianos le gustaban cada vez más, y tocó la marcha cristiana casi completa. Los compañer@s volvieron a alzar la vista, y algunos de ell@s hicieron algún comentario, incluso los que estaban fuera de la sala se asomaron.
Se dijo así mismo: “Ánimo, esto marcha”. No se lo perdonaría si no tocaba su pieza preferida, una marcha mora, se la sabía de memoria. Así que se puso manos a la obra y dio lo mejor de sí para que las notas se evaporasen por el espacio. Se sentía muy satisfecho con la elegancia de la melodía. Tod@s alzaron la vista, se rieron, e incluso los que estaban fuera entraron. El más veterano se atrevió a decir: “Muchacho, ¿¡que estás tocando!?”. Él se extrañó y le contestó: “¡Qué va a ser, una marcha mora!, ¿es que no estamos en fiestas?”. El anterior con voz paciente le dijo: “¡Claro que estamos en fiestas!, pero son las de Navidad”.

Francisco Hernández Marín
Cronista de la Sociedad Musical Ruperto Chapí

Francisco Hernández Marín

paco.maricarmen.2013@gmail.com

Cronista de la Sociedad Musical Ruperto Chapí de Villena

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies