DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraMicrorrelatos Microrrelato: ¡Qué dura es la música!

Microrrelato: ¡Qué dura es la música!

Autor:  Francisco Hernández Marín – Cronista de la Sociedad Musical Ruperto Chapí

Se sentía cansado; ensayos, salidas, estudiar partituras,… pasaban por su mente. Se decía que un día lo iba a dejar; pero siempre, cuando los pensamientos se tranquilizaban, cuando las aguas volvían a su cauce, se animaba: “p´alante”.  No podía pasar sin la música. Era un gusanillo que se introducía en los poros, en la piel,… Este torbellino reiterativo de ideas sobre la música, siempre le surgía después de fiestas y ante la perspectiva de lo que venía.

El invierno había consistido ante todo en ensayos. Algunas fiestas aisladas pero que le avivaban el ánimo; que si las de Fuente La Higuera, que si las de Sax, que si el Medio Año Festero en Elda… Tenía que reconocer que había disfrutado en las actividades de Santa Cecilia que la “Soci”, prácticamente desde su fundación,  celebraba en Noviembre. Progresivamente el tiempo pasaba, el invierno terminaba y la primavera empezaba a despertarse lentamente; venía la Semana Santa, y se sumergía en un género  que le gustaba, las Marchas Procesionales. Piezas de concierto también iba ensayando, ya que Mayo estaba cerca y había que preparar el Concierto Homenaje a Chapí, máxime cuando este año es el del 25 aniversario.

Pero su cabecica siempre volvía a su música preferida, las composiciones para Moros y Cristianos. “Como una Marcha Mora o una Marcha Cristiana, o el pasodoble, a pesar que me da más faena, que se quite todo lo demás”, se decía así mismo. Y entonces soñaba, ya que disfrutaba mucho, con las próximas salidas, que si Biar, Petrer, Elda, que si salidas en verano… Y como quien no quiere, el tiempo pasa volando y volverían sus queridas fiestas de Septiembre; se le ponía “los pelicos de punta” al recordar lo elegante que estaría en el desfile de la Fiesta del pasodoble el 5 de Septiembre, y ¡en primera fila!.

Cuando terminaba de soñar, volvía a su vena pesimista; que si estaba cansado, que si eran muchos años, que si le machacaban mucho, que si siempre era él el que tenía que empezar. Con cierta sorna, volviendo su pensamiento a sus queridas fiestas, se decía: “¡Qué dura es la vida del tambor!”.

Francisco Hernández Marín

paco.maricarmen.2013@gmail.com

Cronista de la Sociedad Musical Ruperto Chapí de Villena

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies