DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraActualidad Acervo festero: «El chaleco y las botonaduras de Panchana. Y una manta misteriosa…»

Acervo festero: «El chaleco y las botonaduras de Panchana. Y una manta misteriosa…»

José López Hernández “Panchana” fue una de las figuras más eminentes de nuestra comparsa en sus primeros cuarenta años de vida. Tanto por omnipresencia, pues desempeñó roles esenciales en la misma desde su fundación hasta su fallecimiento en 1965; como por su omnipotencia, siendo cabo ya en 1928 y ejerciendo además de presidente en el periodo transcurrido entre 1949 y 1963. Todo esto sin desmerecer a las muchas personas que fueron imprescindibles cuando la comparsa, en vez de desfilar, todavía gateaba.

Su notabilidad es trascendente incluso más allá de los maseros, pues es conocido por cualquiera. Su legado, además del valor inmaterial de su trabajo aquellos años, se plasma en detalles como el Premio Panchana o el pasodoble “Panchana y sus maseros”, entre muchos otros. También podemos decir que su herencia se materializa en diversas piezas y complementos del traje, las cuales orgullosamente todavía posee la familia de Panchana.

Parte de este acervo, de alto valor simbólico para familiares y para la comparsa, es lo que os quiero mostrar a través de estas líneas. En primer lugar, el chaleco de Panchana, que podemos apreciar tanto en la actualidad como en la imagen haciendo de cabo en 1951. Según Virtudes, hija del propio Panchana, el chaleco fue confeccionado por una prima de los “Belandos”.

 

Por otro lado, las botonaduras de plata que Panchana ya lució desde sus primeros desfiles en la comparsa, entre 1926 y 1930. Estas piezas, por tanto, tienen más de noventa años de existencia. También son ligeramente apreciables en la instantánea previa de 1951. Y, como todos sabemos, la tradición familiar es uno de los pilares fundamentales de nuestras Fiestas, así que quién mejor que los descendientes del propio Panchana para engalanarse con ellas. En la actualidad es su nieto Enrique quien porta gozoso estos botones tan especiales, los cuales podemos apreciar ahora en detalle.

Por último, como acervo en posesión de la comparsa, hay una manta misteriosa cuyo dueño original no hemos podido esclarecer por completo. Existe en una parte de los socios de la comparsa la leyenda, hasta ahora así lo podemos decir, de que dicha manta pertenecía a Panchana. Quizá el principal motivo para creerlo es que tiene bordadas las iniciales “J L”. En la misma visita a la familia de Panchana supimos que dicha manta fue confeccionada por Ángeles Martínez “La Carabina”, a principios de los años 60, pues el color de sus cruzados y los madroños resultan inconfundibles para Mariana, nieta de Ángeles y, casualidades de la vida, nieta política de Panchana. Los cordones fueron reemplazados posteriormente.

Pero lo cierto es que “La Carabina” confeccionaba la mayoría de mantas antaño, y bien podría ser de otro socio. Además que, si de Panchana se tratase, sería en sus últimos años, y no tenemos constancia de la presencia de la manta en desfiles. Otras hipótesis que se han barajado es que esta manta perteneciese a Juan Lucas “El Picanto”, socio número uno de la comparsa hasta su fallecimiento en 2018; o a José López “Centeno”, actual número uno. Como veis, varias son las posibilidades, y todavía no se ha podido averiguar cuándo ni quién donó la casi sexagenaria manta.

Entre otras labores, los cronistas tenemos que actuar como cazahistorias, sucesos que se escapan rápido, tanto más cuanto más el tiempo pasa. Es por ello que animo a compartir cualquier dato que arroje algo de luz sobre la susodicha manta.

En estos momentos, su portador es un impasible maniquí que desde un rincón vigila la actual sala de reuniones de la Junta Directiva, otrora salón principal de la casa modernista de Don Luis García. Sea de quien sea, por su edad, la citada manta dota de imponencia a la habitación, y es un recordatorio a los que trabajan llevando adelante la comparsa desde el respeto y el constante trabajo. De la misma manera que Panchana y otros tantos lo hicieron, sembrando terrenos cuyos frutos hoy cariñosamente cosechamos.

 

Profundo agradecimiento a Virtudes López Molina, Enrique Rubio López y Mariana Esteban Lara; hija, nieto y nieta política de Panchana, por su amabilidad al recibirme y mostrarme el acervo familiar. También a todas las personas consultadas en la elaboración de este artículo.

José Miguel Pardo

josparsn@gmail.com

Cronista de la Comparsa de Labradores

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies