DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraActualidad Acervo festero: «Origen de un blasón»

Acervo festero: «Origen de un blasón»

Autor: Carlos Forte Flor. Cronista de la Comparsa de Cristianos

No hay pecho sin blasón, literal o metafórico, ni blasón más antiguo en la calle ancha que el de la comparsa de Cristianos. La soldadesca, religiosa y militar a libras iguales, acompaña desde 1638 a la Patrona de Villena. Arcabuceros por parejas con un capitán y alférez han traído esta emocionante tradición hasta nuestros días. Pero los grandes grupos, ya sean por número o por relevancia, siempre han precisado de un blasón.
El que actualmente campea en la Comparsa de Cristianos proviene de los primeros años setenta. El renacer de la Comparsa de Cristianos en Villena vino acompañado del nuevo traje masculino de casaca de terciopelo negra y pantalón plateado –símil de cota de malla- completado con capa verde, casco, pluma blanca y hacha sobre el brazo derecho, como homenaje a esa soldadesca, germen de todo lo que vino detrás. La nueva imagen necesitaba de un nuevo blasón que les hermanase.
El escudo de la comparsa está compuesto por cuatro campos en su interior, tres de ellos hacen alusión directa a Villena por su origen y semiótica. El Castillo en flanco superior izquierdo rememora la pertenencia histórica a la Corona de Castilla. El costado derecho del escudo arrastra su simbología del infante Don Manuel, primer señor de la villa de Villena con la mano alada y el león. Completa este colage semiótico el campo de flor de lis sobre insignia cuatribarrada, reminiscencia del escudo heráldico del primer marqués de Villena, Don Alfonso de Aragón.
Esta composición atesora simbología e historia bajo un mismo blasón el cual es hijo de otro ilustre villenense, más contemporáneo en este caso, como es Miguel Flor Amat. El elemento que los aglutina a todos en su interior es la Cruz de Calatrava, una orden militar y religiosa que acabó por ser juez y parte durante la reconquista de Villena bajo el abrigo económico y moral de la Corona de Aragón.
Este escudo es orgullo de muchos Cristianos y Cristianas cuando el 5 de septiembre, a la caída del sol, comienzan a desfilar en capas y cinturones. Se vuelve a recrear así a la soldadesca, desfilando orgullosa ante la maternal mirada de su Patrona por las calles de Villena.

Carlos Forte Flor

carlosforteflor@gmail.com

Cronista de la Comparsa de Cristianos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies