DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraDescubriendo acervo festero Premios y reconocimientos a lo largo de nuestra historia
Premios y reconocimientos  a lo largo de nuestra historia

Premios y reconocimientos a lo largo de nuestra historia

Distintos son los premios que se han concedido a lo largo de la historia en la comparsa de Marinos Corsarios y distintas sus razones.

El más antiguo de los galardones es el que se otorgaba por la colaboración o agradecimiento, a las personas que altruistamente ayudaban a la comparsa de una u otra manera. Eran reconocimientos que no se realizaban en años consecutivos y en ocasiones se entregaron a título póstumo.  Esta denominación de honor comenzó en 1974 y se realizaron un total de catorce menciones hasta 1983. Hemos de destacar que no siempre fueron socios de la comparsa los galardonados, en ocasiones eran personas muy afines que colaboraban de manera generosa y desinteresada en pro de la misma.

En 1984 y con motivo del centenario de la comparsa, se entregó por primera vez el título de “Presidente de honor”, un premio especial que queremos destacar por su implicación en la historia de los Marinos Corsarios.  Se entrega a aquel socio que habiendo ostentado el cargo de presidente de la comparsa ha destacado por los méritos realizados durante su legislatura. Tan solo han sido entregados en dos ocasiones, en 1984 a Don Joaquín Marruenda Amorós y en 1998 a Don Manuel Díaz Pérez. Dos socios que han marcado el transcurso de la historia de la comparsa por sus dedicación y servicio desde diferentes ángulos durante muchos años.

Cuadro alegórico de 1988

La comparsa de Marinos Corsarios concede también el título de “Socio de Honor”, a aquella persona, sea miembro o no de la comparsa, que haya tenido una vinculación especial con la misma por diferentes motivos. Este galardón tan solo se ha entregado en tres ocasiones siendo la primera a principios de los años 90  a Don Francisco Berbebal Vázquez. Un joven de la época muy querido por nuestra comparsa, así como a su gran familia festera. Las duras circunstancias del momento que padecía el joven, determinó que nuestra comparsa tuviera un gesto de afecto con él y su familia, para demostrarles el apoyo y cariño que cada una de las familias corsarias sentían hacia ellos. Afortunadamente, el sol brillo para él y hoy es el mejor embajador que la comparsa puede tener fuera de nuestras tierras. Su enorme generosidad y compromiso le ha llevado a los lugares más recónditos del planeta brindando su ayuda y bondad a los más necesitados. La segunda vez fue en 2011 al compositor Don Antonio Milán Juan, por haber realizado o participado en la composición de la mayoría de las partituras de los Marinos Corsarios. Este reconocimiento fue la manera de demostrarle al maestro el aprecio y gratitud que la comparsa le manifestaba. Por ultimo en 2015 se le concedió a Doña Ana María Sánchez Amorós, esposa de Don Manuel Díaz Pérez. Fue un apoyo incondicional a las iniciativas de su esposo, siempre al frente velando por los intereses de la comparsa, acompañándolo en cada una de sus decisiones e incluso lideró alguna de las propuestas que han formado parte de nuestra historia como fue la confección del traje denominado “la chorrera” en 1974. Con este reconocimiento se quiso no solo agradecer la labor de Doña Ana, sino también de todas las mujeres que durante tantos años estuvieron en la sombra y que gracias a ellas, a su dedicación, esfuerzo y perseverancia hicieron grande no solo a la comparsa sino a las fiestas en general.

Insignia de oro laureada.

Insignia de oro laureada.

Los premios de presidente y socio de honor de la comparsa son aprobados por la general a propuesta de la directiva de la comparsa o de algún grupo de la misma. Se les obsequia a ambos con un cuadro de recuerdo y la insignia de oro de la comparsa, siendo la del presidente la insignia laureada.

 

Otro de los galardones que otorga la comparsa es el denominado “Socio ejemplar”, donde cada año se premia la labor de un socio o socia de la comparsa por su labor en el engrandecimiento de la misma, obsequiándoles con la insignia laureada de plata. Este reconocimiento empezó eligiéndose entre las diferentes propuestas que llegaban a la directiva, siendo esta la encargada  de escogerlo. A partir del año 2014 la elección corre a cargo de una comisión compuesta por el presidente, secretario y 10 socios o socias elegidos por sorteo, que tras leer los currículum propuestos votan al ganador o ganadora del mismo. Muchos han sido los premiados y premiadas, y otros más quedan todavía por reconocer ya que se lo han ganado a pulso. Si el espacio lo permitiera nos hubiera gustado mencionar a cada uno de ellos, enfatizando los méritos que los apoyaban para ser merecedores de dicho galardón, pero como no es posible, queremos destacar dos casos concretos por su significado.  El primer caso, por ser el primer premio que se otorgó de estas características. Fue en 1980 y se otorgó a Don Ginés Valdés Gabaldón por su labor incansable tanto como festero y colaborador, como amante de las fiestas y de nuestra comparsa. Un emisario ejemplar que mereció este galardón y que hoy día sigue trabajando y dedicando su tiempo por conservar la historia de los Marinos Corsarios. El segundo caso que queremos resaltar es el otorgado a la primera mujer. Fue en 2004 a Doña Francisca Díaz Lázaro, primera socia femenina. Su tesón y determinación fueron cruciales para la incorporación de la mujer en las fiestas y en nuestra comparsa. Su empeño, constancia y trabajo por la misma, además del apego por las fiestas determinaron que mereciera dicho galardón. La lista de méritos de cada uno de los socios ejemplares podría ser infinita, como inmenso es el agradecimiento que la comparsa tiene para cada uno de ellos. Juntos somos mejor comparsa, festeros y sobre todo personas.

Insignia de plata laureada

Insignia de plata laureada

A parte de estos reconocimientos que para nosotros tienen un carácter especial, también se premia anualmente a los ganadores y ganadoras de los campeonatos internos de la comparsa en las modalidades de truque, dominó, gachamiga, ajo y parchís, los cuales nos representan en los campeonatos del Ecuador Festero organizado por la JCF.

Finalmente, no queríamos dejar de nombrar el campeonato de invierno de la comparsa con modalidades de truque y parchís,  que se realiza de octubre a diciembre. Nace con la intención de seguir avivando el espíritu festero en esta época de transición entre unas fiestas y otras, supone el comienzo de un nuevo año donde cada viernes se reúnen, no solo socios y socias, sino también amigos y simpatizantes de la comparsa. Se disfruta recordando los buenos momentos vividos, las sonrisas y el ambiente festivo prevalece en las gélidas noches de invierno, mostrando la naturaleza que caracteriza a los Marinos Corsarios, la hospitalidad y bienvenida a cada persona que nos quiera visitar y conocer.

Nuria Ferrándiz Díaz

Cronista Comparsa de Marinos Corsarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies