DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraActualidad Microrrelato: Aprendiendo a escuchar

Microrrelato: Aprendiendo a escuchar

Autora: Raquel López Hernández –  Cronista Comparsa de Moros Nazaríes

-Es súper aburrida, ¡menudo tostón!, no entiendo porque insiste en seguir siendo Nazaríe sabiendo que a pasodoble nosotras disfrutamos un montón.

Rezagada escuche sin querer aquella conversación que tantos interrogantes me planteaba.  ¿De verdad era necesario chocar una y otra vez con la ignorancia de esas palabras cegadas desde un frio divertimento que me apenaba profundamente?

Y cerrando los ojos, me transporte a un lugar donde la marcha mora te elevaba hacia un lugar supremo, allí donde el sentimiento y los pelos de punta era su idiosincrasia más conocida.

Esbelta figura  que alza su vuelo elegante, tranquilo, pausado, saboreando el momento en que la gumia se alza y la tropa morisca despliega su esplendor, aquel que atrapa,  seduce e hipnotiza con sus subidas y bajadas, ese ritmo tan particular que no todo el mundo sabe disfrutar con intensidad.

Un gran sabio festero… y nazarí, me dijo una vez que la marcha mora hay que sentirla desde dentro, que no es comparable a ningún otro tipo de marcha festera, y no todo el mundo tiene capacidad para apreciarla.

He de reconocer que al principio incluso yo renegaba de ella,  y hoy sé que la razón de ello es que no sabía escuchar, la oía, si , una y otra vez…pero no escuchaba nada.  Y  entonces  ocurrió, me pare allí,  en medio de nuestra Alhambra  y cerrando los ojos escuche,  y sin saber cómo ni porque,  un escalofrío recorrió mi cuerpo.

-Así que… ¿esto es lo que se siente?- Pensé.  Me gusta. Me gusta mucho.                                                                                Había sido corto el instante en que sucedió, pero sin duda su intensidad recorrió todo mi cuerpo y desde entonces,  inconscientemente  cuando la primera nota suena, mis parpados caen y mis oídos permanecen alerta para sentir cada nota como si de la última se tratase.  Mi corazón se acelera,  y al sucederse el roce con el que el redoble anuncia su inicio, sin pensarlo mi pie izquierdo impaciente se lanza arrastrando con él una docena de medias lunas tras él.

Y ahí estaba yo, aprendiendo a escuchar.

Raquel López Hernández

Raquellh90@gmail.com

Cronista Comparsa Moros Nazaríes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies