DÍA 4 QUE FUERA

La frase popular "Día 4 que Fuera" hace referencia a la víspera de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villena.

Hasta los años sesenta, las fiestas comenzaban el día 5 de septiembre por la mañana con la Fiesta del Pasodoble, y fue en esa década cuando se añadió el pregón de fiestas. Por eso, el día 9, después de despedir a la Virgen por la mañana y de celebrar la entrada de Nuevos Capitanes y Alféreces; y el intercambio de bandas, por la tarde, la gente decía popularmente "día 4 que fuera", expresando así su deseo de que las fiestas empezaran de nuevo ese mismo día, es decir, que o terminaran.

Seguir leyendo...

¡Escucha!

Síguenos en...
Día 4 que FueraMicrorrelatos Pistoletazo de salida

Pistoletazo de salida

Autora: Nuria Espinosa Juan Cronista Comparsa de Moros Viejos

Ya estamos casi contando los días para que llegue el noveno mes del año. Últimos días de Agosto, el calor ya va quedando atrás y gozamos de noches marcadas por un suave viento fresquito. Me levanto pronto una mañana de domingo marcada por la actualidad festera. Miles de dudas me invaden:  ¿Qué hago? ¿Alguna preferencia?… Sin dudarlo ni un segundo, me respondo a mí misma un rotundo sí. Me coloco sobre los hombros mi pañuelo de color blanco roto con la talla de la imagen de la Virgen obra de Navarro Santafé y me dirijo a Las Virtudes. Tras haber atravesado el claustro me sitúo frente a la última gran puerta de madera de doble hoja la cual me permite acceder a donde tú estás.

Primeras horas de la mañana y lo cierto es que únicamente me he cruzado con un par de personas seguramente foráneas con las que únicamente he intercambiado un saludo rápido. Sé que esta situación será muy diferente en unas horas y más aún esta tarde cuando sobre las seis todo el pueblo de Villena se concentre en las inmediaciones de la explanada del santuario y alrededores.

Una vez dentro no sé muy bien donde ubicarme, aunque es cierto que tengo sitio de sobra para poder elegir. Quizás el primer banco sea muy cerca, el último bastante alejado y la zona central me parece un tanto alejada también. Finalmente opto por las primeras filas y una vez ubicada, me siento y me dispongo a contemplar tu rostro, tu elegante vestido de color rosa el cual este año llevarás para lucir a tu llegada a Villena.  ¡Hay tantas cosas que admirar en ti! Principalmente es tu bondad, tu entrega, tu paciencia, tu hermosura… Te caracterizas por tu hermosa tez morena, destellas sol radiante, eres rosa diminuta y de fragancia bella, consuelo del triste que llora su desventura, lenitivo grande de toda amargura… Mientras tarareo esas líneas, veo que ya el público empieza a llenar tu casa, en breve tu imagen estará a nuestro lado. Te dejarás llevar por una marea de mujeres hasta que finalmente te ubiquen en el altar desde donde presidirás la eucaristía de la tarde.

Llegadas las seis, cuando tu imagen asome por la puerta que yo atravesaba esta mañana, un gran estruendo provocado por arcabuces anunciará que ya abandonas el santuario para partir hacia la ciudad de Villena, ciudad que te quiere, te implora e incluso te llama Reina y Señora. Villena te espera con flores, arcos y luces, totalmente adornada para ser el trono de su Reina coronada. En escasas horas de diferencia, cuando ya esté anocheciendo, será cuando la  Iglesia de los Hermanos Salesianos te dé la Bienvenida a nuestra ciudad para posteriormente trasladarte al son de música y pasodoble hasta la Arciprestal Iglesia de Santiago desde donde presidirás los días grandes que Villena anhela.

Nuria Espinosa

nuriaej@hotmail.com

Cronista Comparsa Moros Viejos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies